Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

En los bosques de Chile, desde la zona central hasta la patagonia existen al menos 12 especies de bambúes nativos del género Chusquea (Poaceae) comúnmente conocidos como quila, colihue o taihuén, que han sido utilizados históricamente por las comunidades indígenas y campesinas como alimento y material de construccion. 

Chusquea quila en rio Carampangue, Arauco

Chusquea coleu en R.N. Malacahuello, Curacautín

Chusquea nigricans en Trongol Alto, Curanilahue

Estas plantas son monocárpicas, es decir que al alcanzar la madurez florece por única vez en su vida, produciendo miles de semillas para luego morir, este ciclo reproductivo la hace una especie muy importante en la regeneración del bosque nativo. 

Estado vegetativo, puede extenderse de 15 a 70 años, predomina el color verde del follaje.

Estado de floración, en primavera aparecen flores burdeo y estambres amarillos.

Estado de semillación, la planta libera sus semillas y se seca, se ve de color amarillo.

Estado de muerte, la planta se seca por completo, los tallos se caen y se rompen. 

En Chile hemos encontrado registros del florecimiento de las Chusquea desde 1546, en cada uno de estos eventos miles de plantas se sincronizan y florecen juntas dentro de un periodo de aproximadamente 5 años, como está sucediendo hoy en el centro sur de nuestro país. 

“Como un castigo del Pillán (…) floreció también la Quila, especialmente durante los meses del verano de 1886 a 1887. Esto trajo como consecuencias muchas calamidades entre los indígenas de la Araucanía” (R.A. Philippi 1989).