Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Quilantún, soluciones basadas en la naturaleza

La Fundación Nahuelbuta nos invitó un fin de semana a participar de su programa Quilantún, que en lengua mapuche significa “encuentro de quilas” y que busca alertar sobre los riesgos y oportunidades de su florecimiento. 

El programa de Quilantún en su inicio contempla involucrar a las comunidades de Nahuelbuta  con esta especie de flora nativa para realizar el monitoreo de la floración e implementar soluciones basadas en la naturaleza a los desafíos que enfrenta este fenómeno.

Una de las soluciones que es posible implementar ahí es la instalación de casas anideras para lechuzas cerca de las casas rurales. Una pareja de lechuzas puede alimentarse de unos 1000 roedores al año y generalmente viven en grupos, por lo que son una alternativa efectiva para enfrentar el aumento de roedores.  Estas aves habitan en árboles viejos y gruesos que generalmente son difíciles de encontrar cerca de las viviendas rodeadas por árboles más jóvenes. Por lo que una casa anidera cumple la función de ser un buen refugio para ellas. 

En el campo la relación con las aves rapaces nunca ha sido muy fácil de sobrellevar, ya que son vistas como una amenaza y cazadas para evitar que se alimenten de las aves de corral. El veneno para ratas por su parte, indirectamente puede causar la muerte de las aves y otros carnívoros que se alimentan principalmente de roedores, presa fácil cuando han sido envenenados.

Las rapaces, son aves que se les considera como especies indicadoras de la calidad del bosque, ya que, en general su presencia está directamente relacionada con un ecosistema en buen estado, como arboles antiguos para anidar.  Cambiar la idea que tienen las comunidades rurales respecto a estas aves, por lo tanto, podría significar un gran avance para la conservación de los ecosistemas de Nahuelbuta.

Daniel Rivera es integrante del proyecto Quilantún, es cetrero de oficio y entrena aves rapaces para hacer educación ambiental en los colegios, por lo que conoce bien la ecología y requerimientos de estas especies. Con ayuda de Guiselle Torres, diseñadora industrial de profesión investigaron planos de casas anideras para lechuzas y los adaptaron para fabricarlas a bajo costo.  El resultado fueron unas hermosas y funcionales casas anideras para lechuzas.  Ya era hora de ponerlas a prueba.

Llegamos a la casa de Etelvina Soto, recolectora y habitante de Nahuelbuta de toda una vida. Nos contó el problema que tiene con los roedores que han aumentado este año, dice que ya se cansó de comprar veneno que implica un alto costo para ella y un riesgo para sus animales. 

Etelvina no había tenido contacto directo con los búhos a lo largo de su vida, pero a través de su hija había podido conocer recientemente al chuncho. Estaba contenta de recibirnos en su casa, con sus hijas recorrimos el lugar en busca del  mejor árbol para instalar la casa anidera. Tenía que cumplir algunas características, una de ellas era que quedara accesible para que su hija pudiera ayudar a limpiarla cada cierto tiempo. 

Acercar las lechuzas a las viviendas rurales es una buena manera de mantener a raya la población de roedores y  de acercar a las personas el conocimiento de estas hermosas aves. Podría ser el inicio de una relación de largo plazo y mutuo beneficio entre la familia de la Sra Etelvina y las familias de aves rapaces que con ellas cohabitan.

…..

Bruno Betanzo, Director de Primavera y miembro de Comunidad Werken, plataformas que impulsan y transmiten mensajes y saberes del buen vivir presentes en nuestro territorio.